Una histerectomía es una operación para extirpar el útero. Existen diferentes tipos de histerectomía. La operación a la que se someterá dependerá del motivo de la cirugía y de la cantidad de útero y sistema reproductivo que se pueda dejar en su lugar de manera segura.

Puede ser una histerectomía total o parcial. El médico puede sugerirte una histerectomía si tiene alguno de los siguientes: dolor pélvico crónico, cáncer de útero, cuello uterino u ovarios, tumores benignos que crecen en el útero, enfermedad inflamatoria pélvica, que es una infección grave de los órganos reproductivos, prolapso uterino, endometriosis o alguna afección en la que el revestimiento interno del útero crece hacia los músculos del útero.

 Después de una histerectomía, no tendrá períodos menstruales y no podrá quedar embarazada. La histerectomía es la segunda cirugía más común que se realiza en mujeres.

El alcance de una histerectomía varía según el motivo de la cirugía. En la mayoría de los casos, se extrae todo el útero. El médico también puede extirpar los ovarios y las trompas de Falopio durante el procedimiento. Los ovarios son los órganos que producen estrógenos y otras hormonas. Las trompas de Falopio son las estructuras que transportan el óvulo desde el ovario hasta el útero.

Es necesario contar con exámenes y diagnósticos certeros antes de tomar la decisión junto con tu médico de tener una histerectomía, por eso te recomendamos acudir con el Dr. Rubén Navarro Torres.